lunes, 16 de enero de 2012

La historia de estafa, cine porno, una menor y un español preso. Pablo Lapiedra

Por: NÉSTOR ALONSO LÓPEZ Y YEISON GUALDRÓN - CORRESPONSALES DE EL TIEMPO | 8:52 p.m. | 14 de Enero del 2012 Fuente El Tiempo. Colombia

El director de cine porno Pablo Lapiedra, detenido en Hungría, puede ser extraditado a Colombia.

El 4 de febrero vence el plazo para la extradición al país del director Pablo Lapiedra.

"Profe, profe, ¿en este colegio pueden estudiar niñas porno?". Este comentario del alumno en un colegio de Medellín fue el inicio de la investigación que hoy tiene al director de cine español Pablo Lapiedra Gutiérrez ad portas de ser extraditado a Colombia para que responda por la filmación y distribución de videos pornográficos con participación de menores de edad.
Las palabras que le dijo el estudiante al rector de la institución estuvieron sustentadas con videos y fotos guardados en su celular, donde aparecía Viviana (*), su compañera de colegio de apenas 16 años. El docente, inmediatamente, puso el caso en conocimiento de las autoridades.
Viviana no es la única víctima: por el caso ya hay comprometidas otras tres jovencitas menores de edad. Y Lapiedra no es el único victimario: hay tres actores porno encarcelados y la Interpol expidió una circular azul para capturar a la ex esposa del director, Zuleidy Piedrahíta, una caleña de 24 años que se fue desde niña para España.
Detenido en diciembre pasado en Hungría, Lapiedra es figura del cine porno europeo como director, productor y actor. Precedido de esa fama, llegó al país en octubre del 2007 y se hospedó en un apartamento amoblado del exclusivo barrio El Poblado, de Medellín, que arrendó vía web.
Entre noviembre y enero del 2008, realizó un casting que fue publicitado por medios nacionales por su rareza, pues trataba de encontrar 'talentos' que les dieran la talla de sus necesidades. Ofrecía hasta siete y ocho millones de pesos por una sesión de pocos minutos frente a la cámara.
El monto fue un gancho hecho a la medida de una menor de un barrio popular del valle de Aburrá que apenas acababa de terminar la primaria y malvivía con su madre, su abuela y dos hermanos menores, a falta de papá. En ese momento, Viviana se alistaba para ingresar al grado sexto.
Tan pronto traspasó la puerta del apartamento recibió el visto bueno: "¡Vos sos la que necesitamos!", le dijo de inmediato Piedrahíta, impresionada por su estampa inocente, cuerpo menudo pero armonioso, piel blanca, rostro perfecto y ojos verdes. Según una fuente allegada al caso, Viviana hizo saber que era menor de edad, pero la pareja de directores no solo no expresó ningún reparo, sino que se encargó de tramitar los documentos falsos para hacerla aparecer con más de 18 años. Luego la maquillaron y le peinaron un par de colas de Chilindrina para darle un aspecto infantil.
La endulzaron con sumas que no llegaron ni al millón de pesos y le prometieron que le darían una moto. Después, la jovencita no volvió a saber nada del asunto -nunca hizo la película- hasta el revuelo del video que usaba las imágenes del casting y que le cambió la vida para siempre. En el colegio solo se hablaba del asunto y el rector recuerda que tuvo que pasar por cada salón para hacerles entender a los estudiantes que Viviana era una víctima. "Ella no soportó los señalamientos y abandonó el colegio", añadió el profesor.
Las únicas materias de sexto que ganó fueron Ciencias y Educación, con un "aceptable"; en su boletín solo había dos "insuficientes" y el resto de materias no tenía calificación. Viviana abandonó el colegio. Ahora, con 20 años, trata de rehacer su vida.
Las otras piezas claves del proceso
Policía y Fiscalía creen tener bien sustentada la acusación. En los videos del sello Lapiedra se observan los mismos cuadros y camas de los sitios donde las menores tuvieron sexo y se escucha la voz de Lapiedra en 'off', dándoles instrucciones. Otro video capta el rostro del director. La Sijín también recogió los registros de visitas al apartamento. Allí, los porteros identificaron a los actores.
Así las engañabanLas invitaban a comer y les hacían la propuesta
El contacto para que Viviana llegara hasta el apartamento de Lapiedra fue un vecino de su barrio, cuyo alias era 'Alex', que lograba inspirar confianza entre las chicas, las invitaba a comer y les dibujaba el espejismo de la fortuna para engancharlas en la pornografía.
Según investigadores de la Sijín, se tiene noticia hasta ahora de que esa labor la cumplió en dos instituciones educativas de Medellín y tres de Bello. Este aceptó su culpa, se allanó a cargos, purga una condena de 10 años y sería clave para poner a Lapiedra en la cárcel.
* Nombre cambiado
NÉSTOR ALONSO LÓPEZ Y YEISON GUALDRÓN - CORRESPONSALES DE EL TIEMPO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tienes algo que decir...